¿Cuáles son los principales tratamientos farmacológicos para la artrosis?

La artrosis es una enfermedad que consta de distintas fases, y cada fase requiere de un tratamiento concreto y específico.

En la fase más aguda, el dolor aumenta mucho a causa de la inflamación de la zona afectada. En estos casos es necesaria la prescripción médica de antiinflamatorios para reducir la hinchazón de la zona y así calmar el dolor. En terminología médica, estos medicamentos son conocidos como antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y analgésicos.

Los AINE y analgésicos eliminan rápidamente el dolor pero no consiguen modificar la evolución de la enfermedad y los síntomas reaparecen después de acabar el tratamiento. Además, es necesario que los recete un médico, ya que estos medicamentos pueden provocar efectos secundarios graves (sobre todo de estómago) o interactuar con otra medicación que el paciente esté tomando.

La artrosis es una enfermedad crónica, es decir, de larga duración por lo que requiere un tratamiento específico que el paciente pueda tomar de forma crónica con el fin de:

1-     Actuar contra el dolor de las articulaciones.

2-     Frenar el avance de la enfermedad.

3-     Proteger la articulación.

4-     Hacerlo de forma segura para el paciente, evitando que padezca efectos secundarios.

Para ello, el tratamiento farmacológico es el de los SYSADOA (significa fármacos de acción sintomática lenta) o condroprotectores (medicamentos protectores de la articulación). Estos son los únicos medicamentos específicos para tratar la artrosis a largo plazo porque actúan directamente sobre la articulación afectada. No sólo alivian el dolor y mejoran la movilidad, sino que se está demostrando que tienen capacidad para atacar la enfermedad de raíz, frenando el deterioro de la articulación. Entre los SYSADOA o condroprotectores encontramos fármacos como el condroitín sulfato, el sulfato de glucosamina y el ácido hialurónico.

Los SYSADOA tienen una eficacia parecida a la de los antiinflamatorios pero su efecto dura hasta dos o tres meses después de terminar el tratamiento. Además, son productos biológicos (de origen natural) y eso hace que sean muy seguros, que no tengan efectos secundarios y que se puedan tomar durante largo tiempo. La Asociación Europea de Reumatología (EULAR) y la Sociedad Española de Reumatología (SER) avalan la eficacia y la seguridad de los condroprotectores para el tratamiento de la artrosis.

  • Compartir

  • 2 Comentarios en "¿Cuáles son los principales tratamientos farmacológicos para la artrosis?"

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.

    Unete a nuestra comunidad

  • Hablamos de: