Para el dolor de la artrosis ¿frío o calor?

La aplicación de frío o calor en las articulaciones es un que nos puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez de las zonas afectadas de nuestro cuerpo. A algunas personas les va mejor el calor y, a otras el frío. Algunos incluso combinan los dos métodos. A continuación os contamos cuáles son las diferencias:

El calor es un buen método para mejorar las contracturas musculares y reducir los dolores articulares. Ya sea mediante la típica manta eléctrica, un baño tibio o una bolsa de agua caliente, el calor ayuda a eliminar la rigidez muscular (nos puede ayudar a levantarnos por la mañana o a hacer ejercicios suaves). Eso sí, no debe aplicarse si hay mala circulación.

El frío ayuda a reducir la hinchazón y a aliviar los espasmos musculares puesto que es un antiinflamatorio natural. Como hemos comentado en otro post, la inflamación es una de las causas de dolor en los pacientes con artrosis. Para aplicar frío en tus articulaciones puede usar compresas frías, duchas de agua fría, bolsas de hielo y cubitos envueltos en una toalla o geles de “efecto frío”.

Uses el método que uses, te recomendamos:

  • No apliques el frío o el calor más de 15 ó 20 minutos seguidos, utiliza intervalos de descanso de entre 5 y 10 minutos.
  • Coloca siempre un trozo de tela o una toalla entre tu piel y la compresa caliente o fría.
  • No uses pomadas de mentol con el calor, podrías quemarte.
  • Compartir

  • 40 Comentarios en "Para el dolor de la artrosis ¿frío o calor?"

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.

    Unete a nuestra comunidad

  • Hablamos de: