Las nuevas terapias en la artrosis

¿Se puede regenerar el cartílago?

Cuando nos hacemos un corte en la piel, la herida se cierra y la piel vuelve a crecer. Si sufrimos una rotura muscular, el músculo se cura y vuelve a formarse. Si nos extirparan un trozo de hígado, por ejemplo para trasplantarlo a un familiar, nuestro hígado volvería a crecer. La capacidad que tiene el cuerpo humano para regenerarse es una de las grandes maravillas de la biología. Es el pequeño milagro cotidiano que tiene lugar en nuestro cuerpo sin que le  prestemos atención.

Pero basta con que algún tejido no tenga esta capacidad de regenerarse y se deteriore para darse cuenta de lo importante que es. Ocurre con las células que producen insulina en el páncreas en personas con diabetes. Con las células que producen dopamina en el cerebro en personas con parkinson. Con células del músculo cardíaco en personas que han sufrido un infarto. Y tamién con células del cartílago en personas con artrosis.

En todos estos casos, médicos y científicos están buscando nuevas terapias para regenerar los tejidos que el cuerpo humano no es capaz de regenerar por sí solo. En el caso de la artrosis, una de las líneas de investigación más activas en la actualidad es precisamente el desarrollo de terapias para restaurar el cartílago. Aunque algunas de estas terapias ya se han empezado a ensayar en pacientes, todas ellas son experimentales y por ahora las sociedades médicas no las recomiendan.

Factores de crecimiento

Los factores de crecimiento son sustancias que favorecen la formación de células en el organismo. Dado que la artrosis se caracteriza por una pérdida de cartílago, estimular la formación de condrocitos (células del cartílago) con factores de crecimiento podría ser una estrategia eficaz contra la artrosis.

Algunos especialistas ofrecen esta terapia, que consiste en inyectar plasma rico en factores de crecimiento en la articulación afectada. La terapia tiene la ventaja de que no tiene efectos secundarios importantes. Pero el inconveniente de que su eficacia no está demostrada. No se ha demostrado que el cartílago se regenere ni que los pacientes mejoren gracias a los factores de crecimiento.

Que la eficacia de esta terapia no esté demostrada no significa necesariamente que no sea eficaz. De hecho, algunas de las personas que la han recibido tienen la percepción de que les ha ido bien. Un estudio basado en 261 personas con artrosis de rodilla en el hospital Quiron de Barcelona ha llegado a la conclusión de que, en general, los pacientes mejoran después de recibir factores de crecimiento. Pero el estudio, metodológicamente débil, no ha analizado si la mejora se debe a los factores de crecimiento o a otras causas.

A falta de estudios rigurosos, no hay acuerdo entre los especialistas sobre cómo debe prepararse el plasma con los factores de crecimiento, ni qué cantidad conviene administrar, ni con qué frecuencia, ni durante cuánto tiempo. Con tantas incógnitas por resolver, a día de hoy los factores de crecimiento no están reconocidos como una terapia aprobada para la artrosis.

 Implantes celulares

En lugar de estimular la formación de nuevas células con factores de crecimiento, una opción alternativa es implantar directamente células en el cartílago. Para evitar el riesgo de rechazo inmunitario, los especialistas optan por implantar células del propio paciente.

La terapia suele consistir en extraer por artroscopia de la rodilla células mesenquimales, que son las células madre a partir de las que se forman los condrocitos. Posteriomente, se cultivan estas células mesenquimales en laboratorio para obtener millones de condrocitos (células de cartílago). Y finalmente se implantan los condrocitos, también por artroscopia, en la articulación dañada.

Varios grupos de investigación tienen proyectos en curso para poner a punto esta terapia. En España trabajan en ella, entre otros, equipos del hospital Clínico de Madrid y de la Universidad Politécnica de Valencia. Fuera de España lideran esta línea de investigación equipos de Estados Unidos y de Japón. A día de hoy, sin embargo, los resultados aún no permiten recomendar la terapia, por lo que el implante celular también se considera un tratamiento experimental.

 Células madre

Las células madre son la gran esperanza de la medicina regenerativa. En el caso de la artrosis, su objetivo es similar al de los implantes celulares descritos en el apartado anterior, salvo por una diferencia: en lugar de extraer células de la propia rodilla para producir condrocitos, se podrían obtener las células de cualquier parte del cuerpo. Estas células se convertirían después en células madre en el laboratorio –técnicamente se dice que se desdiferenciarían-, se dirigiría su crecimiento para producir condrocitos y se implantarían los condrocitos en la articulación afectada para regenerar el cartílago.

Esta línea de investigación ha generado grandes expectativas entre los científicos para regenerar distintos órganos. No sólo los cartílagos en casos de artrosis, sino también, por ejemplo, la retina en personas con pérdida de visión, el corazón en personas con insuficiencia cardíaca o las células que producen insulina en personas con diabetes. Tan grandes son las esperanzas depositadas en las células madre que el pionero de esta línea de investigación, el japonés Shinya Yamanaka, ha recibido el premio Nobel de Medicina en 2012. Y en Japón está a punto de iniciarse el primer ensayo clínico del mundo con este tipo de células para regenerar la retina. Para reparar el cartílago, sin embargo, la terapia aún no está punto porque los investigadores aún no saben cómo dirigir con precisión la formación de condrocitos a partir de células madre.

Recomendaciones

En definitiva, varias líneas de investigación prometedoras hacen prever que el tratamiento de la artrosis mejorará en el futuro con terapias capaces de regenerar los cartílagos dañados. Pero nadie sabe todavía cuánto tardarán en estar a punto estas terapias. A la espera de que lleguen los resultados, me dijo el doctor Pere Benito, jefe del servicio de reumatología del hospital del Mar de Barcelona, “el mejor consejo que podemos dar a las personas con artrosis es que cumplan bien los tratamientos y las recomendaciones que les hace su médico, como procurar controlar el exceso de peso y mantenerse físicamente activas”.

Autor: Josep Corbella (Periodista científico de La Vanguardia)

  • Compartir

  • 13 Comentarios en "Las nuevas terapias en la artrosis"

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.

    Unete a nuestra comunidad

  • Hablamos de: