Cinco preguntas frecuentes sobre la artrosis de rodilla

Cuando a una persona le diagnostican artrosis de rodilla, surgen inmediatamente una serie de preguntas y dudas: ¿Qué debemos hacer y qué no? ¿Cuál es el mejor tratamiento? En este post comentaremos algunas de las dudas más frecuentes.

¿Qué medicación debo tomar?

piernas_artrosisUn reumatólogo nos indicará el tratamiento a seguir en función de las características y del grado de artrosis. Existen tres tipos de fármacos para el tratamiento de la artrosis: analgésicos y antiinflamatorios para el dolor, y condroprotectores, que además de combatir los síntomas de la artrosis, retrasan la progresión de la enfermedad.

¿Debo adoptar medidas posturales?

La higiene postural es de gran ayuda para ralentizar la progresión de la artrosis. Debemos evitar las posturas prolongadas y fijas como permanecer mucho rato sentado o cruzar las piernas. Es aconsejable estirar las piernas cada cierto tiempo y evitar posturas que requieren flexionar totalmente las rodillas como arrodillarse o acuclillarse.

¿Hay algún alimento que influya en el curso de mi artrosis?

En la actualidad no se ha demostrado que ningún alimento empeore o mejore la progresión de la artrosis. No obstante, reducir el sobrepeso y seguir una dieta equilibrada es una de las medidas preventivas más eficaces contra la artrosis de rodilla.

¿Terapias como los ultrasonidos, corrientes o magnetoterapia podrían mejorar mi artrosis?

Todas estas terapias se emplean en rehabilitación y pueden mejorar los síntomas y la evolución de la artrosis. El ultrasonido puede calentar de forma selectiva los tejidos con abundante colágeno. La magnetoterapia es el procedimiento de aplicación terapéutica de campos magnéticos, con efectos a nivel bioquímico, celular y sobre los tejidos.

¿Qué tipo de calzado debo usar?

Es aconsejable utilizar calzado con buena sujeción del talón y del arco longitudinal (el puente). El calzado debe tener suela gruesa que amortigüe la transmisión de presiones y el choque del punto de apoyo del talón. En mujeres, el tacón no debe ser superior a 3cm; un tacón demasiado alto produce un desplazamiento del centro de gravedad e inestabilidad, lo cual repercute directamente en la rodilla.

cinco

  • Compartir

  • Unete a nuestra comunidad

  • Hablamos de: