Doctor, ¿puedo seguir practicando deporte?

Después de más de veinte años practicando deporte de manera intensa, y de empezar a tener molestias que hacían sospechar de un desgaste de cartílagos -sospecha confirmada después por una resonancia magnética-, acudí a dos traumatólogos especialistas en rodilla y cadera para hacerles una consulta. ¿Qué tengo que hacer -les pregunté- para que las articulaciones me duren otros 40 años, que es aproximadamente la esperanza de vida que tengo ahora?

UN PROBLEMA COMÚN. “Lo que le ocurre a usted es un problema muy común, cada día vemos más casos”, me dijo Jordi Ardèvol, vicepresidente de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte, que atiende a sus pacientes en la clínica Asepeyo en Sant Cugat. Cada día se ven más casos porque está en aumento el número de personas que practican actividad física y porque muchas personas, a menudo por falta de información, hacen deporte de un modo que aumenta el riesgo de dañar algunas articulaciones.

El primer síntoma suele ser una sensación de que la articulación se carga después de hacer ejercicio. Es una molestia difusa a la que la mayoría de afectados prestan poca atención creyendo que ya se les pasará. Pero si este tipo de molestia persiste durante semanas o meses, es aconsejable una consulta a un especialista para comprobar si se trata de un inicio de artrosis y tomar las medidas adecuadas para cuidar los cartílagos.

NO DEJE DE HACER DEPORTE. Es un error frecuente dejar de hacer actividad física cuando se tienen molestias o dolor en las articulaciones, me advirtió Rafael González-Adrio, director de la Adrio Clínic en la clínica Teknon. Las articulaciones, como la gran mayoría de órganos y tejidos, desde el corazón al cerebro, tienden a atrofiarse con el desuso y necesitan ejercitarse para mantenerse en buen estado. Sobre todo, no hay que dejar de practicar actividad física cuando se tiene artrosis, coincidieron González-Adrio y Ardèvol. Lo que hay que hacer es actividad física sostenible. Es decir, practicarla de manera que, en lugar de dañar más las articulaciones, las mantenga en el mejor estado posible. Lo cual obviamente plantea un problema: si el deporte que practico -en mi caso, kárate y atletismo- son los que me han dañado los cartílagos, ¿es prudente seguirlos practicando?

QUÉ DEPORTES EVITAR. Practicándolos como hasta ahora, mejor que no. No me dijeron que abandonara el kárate y el atletismo, lo cual me alivió, porque, como les ocurre a menudo en personas que hacen deporte, para mí son más una adicción que una afición. Pero me aconsejaron que no los hiciera con tanta frecuencia e intensidad y que los sustituyera por ejercicios menos agresivos para las articulaciones.

El atletismo, me explicaron, resulta agresivo porque las articulaciones del pie, la rodilla y la cadera deben soportar todo el peso del cuerpo a cada paso. Cuanto mayor es la energía de cada zancada, mayor es la fuerza que repercute en las articulaciones. Y si además se corre sobre una superficie dura como el asfalto, que no disipa las fuerzas de cada paso tan bien como los caminos de tierra, las articulaciones sufren más.

En cuanto al karate, igual que otras artes marciales, con sus rotaciones, impactos y posiciones extremas, también somete las articulaciones de la cadera y las rodillas a fuerzas intensas.

La gran mayoría de personas que practican actividad física no desarrollan artrosis, aclararon Ardèvol y González-Adrio. Pero hay algunos deportes que elevan el riesgo más que otras. Entre ellos destacan el tenis, por sus rotaciones intensas y sus fuertes impactos sobre las articulaciones de rodillas y cadera. Y sobre todo el fútbol y el básquet, porque son deportes intensos, de contacto, con cambios de dirección frecuentes y rotaciones constantes, y donde no son raras las lesiones de ligamentos y de menisco que aumentan el riesgo de tener artrosis años más tarde.

QUÉ DEPORTES HACER. En el otro extremo, ambos traumatólogos defienden el ciclismo y la natación como deportes respetuosos con las articulaciones. Con excepciones: el ciclismo no suele ser conveniente en casos en que haya un desgaste de rótula; y en la natación, por ejemplo, conviene evitar la braza si la artrosis afecta a las vértebras lumbares. Pero, en la mayoría de casos, son buenas alternativas para personas con artrosis. “Tengo muchos pacientes que habían hecho atletismo, que me decían que correr les hacía felices y no querían dejarlo, y que ahora hacen ciclismo y se sienten igual de felices”, explica Ardèvol.

Otras dos actividades beneficiosas son la elíptica en los gimnasios y la marcha nórdica al aire libre. La elíptica no somete las articulaciones a impactos, obliga a una actividad aeróbica y ejercita por igual la mitad superior y la inferior del cuerpo. “Es buena para casi todo excepto para la artrosis de espalda, en que a veces puede ser molesta”, señala González-Adrio.

En cuanto a la marcha nórdica, también es una actividad aeróbica que ejercita brazos, tronco y piernas, y alivia las articulaciones de las rodillas y la cadera gracias a que gran parte de las fuerzas se disipan a través de los brazos y los bastones.

LLEVE UN CALZADO ADECUADO. Como últimos consejos, me insistieron en que no descuidara el calzado y que procurara no ganar peso. Unas zapatillas adecuadas amortiguan los impactos, de modo que una parte importante de las fuerzas se disipan a través del calzado y no repercuten sobre las articulaciones. Esta recomendación es especialmente importante para actividades de impacto como el atletismo, el tenis, el fútbol o el básquet. Y para personas que tienen los pies planos o, como es frecuente (aunque muchas personas no saben que les ocurre), el fémur y la tibia no del todo bien alineados.

Y un exceso de peso hace que las articulaciones de las rodillas y la cadera deban soportar más kilos a cada paso y se deterioren más. Por eso la primera recomendación que se suele hacer a las personas con artrosis con exceso de peso es que procuren adelgazar.

Autor: Josep Corbella (Periodista científico de La Vanguardia)

  • Compartir

  • 278 Comentarios en "Doctor, ¿puedo seguir practicando deporte?"

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.

    Unete a nuestra comunidad

  • Hablamos de: