Ojalá con magnesio bastara

Autor: Josep Corbella (Periodista científico de La Vanguardia)

La artrosis, sostiene Ana María Lajusticia, se cura con magnesio. Tal vez la habrán visto alguna vez en la tele o lo habrán leído en alguna entrevista en la prensa. Es una mujer de 89 años que habla de los problemas de salud que tuvo y de cómo los superó, como lo hacen las abuelas que desean lo mejor para sus nietos. Si el magnesio puede ser bueno para la artrosis, pensé, merece la pena mirarlo. Sería muy positivo si fuera eficaz frente a una dolencia que maltrata a tantos millones de personas. Intrigado por el testimonio de la señora Lajusticia, busqué qué datos y argumentos hay para recomendar suplementos de magnesio a personas con artrosis.

¿Qué es el magnesio?

163113764El magnesio es un mineral imprescindible para el cuerpo humano y que, al igual que otros minerales imprescindibles como el calcio o el hierro, se obtiene de los alimentos. Interviene en reacciones químicas en las células de las que dependen multitud de funciones biológicas. Entre ellas, la contracción y relajación de los músculos –incluido el corazón-, el control de la tensión arterial, la transmisión de impulsos nerviosos, la síntesis de ADN… Esto explica que los síntomas iniciales del déficit de magnesio incluyan debilidad muscular, irritabilidad y somnolencia; y los más graves, delirio, alucinaciones y arritmias.

Por suerte, el magnesio se encuentra en una amplia variedad de alimentos, por lo que una dieta adecuada suele bastar para ingerir una cantidad suficiente, estimada en 350 miligramos diarios para una persona adulta. Abunda en frutas y verduras, especialmente en vegetales de hoja verde, pero también se encuentra en alimentos de origen animal como pescados y carnes.

Asimismo, se encuentra en suplementos dietéticos, que están indicados para personas que tienen déficit de magnesio. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en personas alcohólicas, en víctimas de quemaduras o en personas que no aprovechan de manera eficiente el mineral de los alimentos por alguna otra razón. Pero si una persona sana toma suficiente magnesio con una dieta equilibrada, de nada le servirá tomar suplementos porque eliminará el exceso de magnesio por la orina.

¿Se curó la señora Lajusticia gracias al magnesio?

La señora Lajusticia asegura que tuvo artrosis de joven y que el dolor la obligó a llevar un 179123248corsé de varillas para sostener la columna vertebral. Dice que llevó el corsé más de veinte años, desde que tenía 31 hasta los 52, y que se curó cuando corrigió su dieta y empezó a tomar más magnesio. Cuando, por supuesto, no es lo mismo que porque. Es decir, que se curara cuando empezó a tomar magnesio no demuestra que se curara porque empezó a tomar magnesio. Aun suponiendo que el magnesio fuera la causa de que se curara, no demuestra que lo que fue eficaz para ella vaya a serlo también para otras personas.

La única manera de saber con certeza si un tratamiento es eficaz para una enfermedad compleja es realizar ensayos clínicos. Consisten en ofrecer un tratamiento a un gran número de pacientes y evaluar en los meses o años siguientes cómo evolucionan estos pacientes. Dado que cada persona es distinta, es habitual que unos mejoren más, otros menos, otros nada y otros incluso empeoren. Pero si el ensayo clínico está bien hecho, e incluye a un número suficiente de pacientes, puede llegar a saberse que un tratamiento es eficaz. Ningún ensayo clínico ha demostrado, a día de hoy, que el magnesio sea eficaz para el tratamiento de la artrosis.

¿El magnesio regenera el cartílago?

La señora Lajusticia afirma que “los cartílagos pueden regenerarse”. Su argumento es que “¡lo he vivido!; tras dos años de tomar magnesio, mis articulaciones se regeneraron”.

Pregunté al doctor Jordi Monfort, reumatólogo especialista en artrosis del hospital del Mar de Barcelona y uno de los médicos más activos de España en investigación científica de la artrosis, sobre las posibilidades de regenerar un cartílago dañado. “Ojalá supiéramos cómo regenerar los cartílagos”, me dijo. Hay investigaciones en curso de medicina regenerativa con células madre que tienen el objetivo de regenerar cartílagos en el futuro. Pero, a día de hoy, ningún tratamiento ha demostrado capacidad de restaurar un cartílago dañado. Tampoco, por desgracia, los suplementos dietéticos de magnesio.

¿Ha tenido artrosis la señora Lajusticia?

La señora Lajusticia afirma que, cuando tuvo artrosis, “me dolían todas las articulaciones, sentía dolor de los dedos de los pies hasta la coronilla”. Es un testimonio sorprendente porque la artrosis suele estar localizada en una o pocas articulaciones. Por ejemplo, una o ambas rodillas afectadas por décadas de desgaste. O bien la parte inferior de la columna vertebral. O bien los dedos de las manos.

Pero, si afecta a todas las articulaciones, entonces sería lo que en medicina se llama una enfermedad sistémica (es decir, que afecta a todo un sistema). Y la principal enfermedad sistémica de las articulaciones no es la artrosis sino la artritis reumatoide. ¿Tal vez la señora Lajusticia, que no es médico, confundió la artrosis (que es un tipo de artritis, o inflamación articular) con la artritis reumatoide (que es otro tipo de artritis)? Incluso así, también sería extraño porque la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que tampoco se cura con magnesio. Si la señora Lajusticia hubiera tenido artritis reumatoide de los 31 a los 52 años, no hubiera dejado de tenerla después.

¿La industria farmacéutica ha boicoteado el magnesio?

Sostiene la señora Lajusticia que, si no se conocen más los beneficios del magnesio, es porque la terapia con magnesio “es demasiado barata” y “no reporta beneficios a la industria farmacéutica”.

Es cierto que la industria se rige por criterios económicos y que  no invierte en tratamientos que pueden ser beneficiosos para los pacientes si no prometen ser beneficiosos también para sus cuentas de resultados. Pero, por suerte, la medicina no sólo avanza gracias a la industria. Médicos y científicos, que en la mayoría de casos buscan ayudar a sus pacientes y hacer avances útiles para la humanidad, también trabajan para desarrollar nuevos tratamientos.

56529707-11Si estos nuevos tratamientos son costosos, los investigadores necesitan el apoyo de la industria, como ocurre con los nuevos fármacos contra el cáncer o contra el exceso de colesterol. Pero, si son baratos, no necesitan a la industria, como ha ocurrido con un medicamento que cuesta menos de dos euros y que mejora el tratamiento del infarto. O con la demostración de que una dieta rica en pescado mejora la salud cardiovascular. Si una dieta rica en magnesio o los suplementos de magnesio mejoraran la salud articular, los médicos que tratan a diario a pacientes con artrosis hubieran sido los primeros interesados en comprobar su eficacia.

¿Quién es Ana María Lajusticia?

Pero si los suplementos de magnesio no son eficaces contra la artrosis, ¿qué puede haber llevado a Ana María Lajusticia a afirmar que lo son?

Busqué información sobre ella y encontré que es licenciada en Ciencias Químicas (licenciada pero no doctora, lo que significa que no ha hecho una tesis doctoral que la acredite como investigadora). Dentro de la química, trabajó un tiempo en agricultura y alimentación animal (no en salud humana). Y otro tiempo en la extracción de fluorita en las minas de Osor (también sin relación directa con la salud humana). En los años 70, sin estudios previos de nutrición ni de medicina, escribió el libro “La alimentación equilibrada en la vida moderna”, del que se han publicado múltiples reediciones. Y posteriormente creó una marca de suplementos dietéticos que ofrece, por unos diez euros cada frasco, productos como “Lactato de magnesio”, “Cloruro de magnesio”, “Colágeno con magnesio sabor fresa” o “Magnesio total”.

Llegado a este punto, dejé de buscar más. Más que la abuela entrañable que desea lo mejor para sus nietos, la señora Lajusticia ha resultado ser una empresaria más que se beneficia del dolor ajeno.

  • Compartir

  • 177 Comentarios en "Ojalá con magnesio bastara"

    1. Saludos desde Chile, interesados en la ingesta diaria de Magnesio en la población común y corriente hemos comenzado un trabajo de recopilación de 1000 minutas diarias de entre 1600 a 2400 kilocalorias diarias, estas deben ser buscadas en forma aleatoria entre portales de recetas de todo el mundo, minutas diarias de centrales de alimentación, recopilación de recetas y menús diarios caseros de ciudades y poblados Chilenos y hasta el momento llevamos cerca de la mitad (487)….. Y SABES QUE???????….. Solo un 17% de todo lo recopilado hasta el día de hoy excede los 350 mg de Magnesio diario…. es decir 1 de cada 6 días de alimentación común y corriente alcanza a cubrir las necesidades mínimas de magnesio en la ingesta de alimentos.
      CREO QUE ES PARA ALARMARSE…?? Ademas hemos entrevistado a 28 personas que han estado consumiendo suplementos de Magnesio por mas de 1 año y 21 nos han relatado un progreso favorable en la movilidad articular, disminución de procesos de ansiedad y avance en el proceso de normalización de la presión arterial, este ultimo valor contrastado en diversos chequeo rutinarios.
      Por lo tanto y como conclusión no deberías intentar desacreditar la experiencia personal de la dama que nombraste, sin tratar de ir mas allá en tu investigación, es mas deberías hacerte la siguiente pregunta….: cuantas veces la ciencia no pudo explicar en un momento determinado cosas y eventos que luego si fueron comprobables…? ó cuantas veces la ciencia debió hechar pie atrás en otras que si creyó concluyentes…?
      “No hay que desechar lo que aun no ha sido comprobado, solo por el hecho de no estar comprobado”

      31 octubre, 2017, 22:57
    2. Javier

      Da la sensación de ser artículo para desacredirar a la señora Lajusticia en lugar de al magnesio como alternativa, y poco más.
      Debo decirles que me importa “un rábano” la citada señora; pero también opino que hay que respetar, y yo la respeto. Y no solo por su edad, sino por sus investigaciones.
      Eso si, el reduccionismo de Corbella pretendiendo decir que si no has hecho un doctorado en una universidad, estás incapacitado para investigar, casi da la risaGrandes inventores de la historia no tenían ningún doctorado universitario. Ni creo que un simole doctorado de un año, o dos en la vida, sea garantía de nada.
      Brevemente les cuento mi caso.
      Descubrí el magnesia antes de llegar a la señora Lajusticia, aunquw enseguida la descubrí dado que es inevirable por la cantidad de referencias que hay asociando el magnesio y esta señora.
      Mi historia es muy sencilla.
      El juego del dedo de un pie comenzó a dolerme. Supuse alguna pequeña lesión sin importancia. La cosa fue empeorando con el paso de loa meses. Al año, más o menos, tras algún paseo largo, empecé a cogear.
      Pico después, a cada paseo largo, tenía más dolor.
      No podía apretar la zona con los dedos de la mano. El punto exacto más afecrado era el juego del dedo, y casi no podía ni tocarlo.
      Decidí por fin ir al médico de cabecera.
      Me envió a un traumatólogo. Me hicieron placas, y el diagnóstico fue: Artrosis. Menuda faena !
      Mi madre tiene artrosis y sufre mucho. Así que me pareció que con 53 años, era demasiado pronto.
      Pregunté si tenía cura, y la respuesta del especialista fue: NO. Que era incurable, que en general iría a más, y que podía vivir periodos en que no progresara mucho, pero que no iría a menos, sino siempre con tendencia a empeorar con los años, como regla general.
      Tremendo. Me imagine en pocos añis llevando una muleta, y me molestaba la idea.
      Soy muy perseverante y autodidacta, y comencé a investigar una solución.
      Me hinché a leer textos en varios idiomas gracias al traductor de Google, y llegué al magnesio. Su uso. Sus efectos. Sus contraindicaciones, que también tiene. Sus dosis. Etc. Etc.
      Y comencé a usarlo.
      En pocas semanas noté que disminuia el dolor. También note que dormía mejor y algunos conocidos efectos beneficiosos anejos que conlleva su consumo, en personas deficitarias, como parece que yo era (o como afirma Lajusticia, respecto a que el porcentaje de españoles deficitarios, es muy alto).

      Para no aburrirles más, les diré mi situación actual.
      Aparentemente, estoy curado, aunque no he realizado nuevas placas, lo que creo que sería interesante a jivel científico; pero lo que me atañe es que me curé a decir de los síntomas.
      No solo no me suele al andar, es que no me ha dolido nunca más. Voy a cumplir 55.
      Me puedo apretar, y forzar la zona, y nada de nada. Ni siquiera rwsros de alfuna diferenxia xon el que era el otro pie sabo
      Es más, tengo la mala costumbre de crugirme los nudillos de las manos, y ahora resulta lo puedo hacer con los dedos de los pies incluso. Y lo hago con el supuesto dedo con artrosis sin problema ni dolor.
      Para mi ha sido increible.
      Esta es mi vida, y esto es lo que me ha pasado a mi.
      Solo aprovecho para hacer un descanso de tomar suplementos de magnesio unos días cortos cuando voy de viaje a Asturias (vivo actualmente en Barcelona).
      Y suelo disminuir la ingesta de complementos de magnesio el día que tomo mucho chocolate o semillas (porque son ricos en magnesio).
      Para mi que no soy científico; pero que sí era un hombre preocupado, es casi un milagro.
      Me apetece mucho visitar al traumatólogo que me respondió que no tenía cura, y decirle (con todo respeto) que no todo se aprende en la universidad, y que parece que alguien debería prestar más atención a este producto.
      Trabajo en el sector inmobiliario. Soy asturiano. Estoy muy contento con mi hallazgo. Veremos con el paso de los añis si se mantiene el efecto. Espero que sí. De lo contrario, como tozudo y perseverante, me pondré a investigar de nuevo.
      Saludos a todos.

      27 enero, 2018, 0:27
    3. alvaro perez

      Subclinical magnesium deficiency: a principal driver of cardiovascular disease and a public health crisis

      https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5786912/

      Magnesium enhances the chondrogenic differentiation of mesenchymal stem cells by inhibiting activated macrophage-induced inflammation

      https://www.nature.com/articles/s41598-018-21783-2

      Estimado Josep, a la luz de las últimas investigaciones tu artículo queda un poco tendencioso. Pues los médicos ahora ya saben como coadyudvar a la regeneración de los cartílagos. Sea o no Phd, la Licenciada Bergasa tiene todo el rigor de experimentación e investigación necesario que viene del buen y viejo (por no por eso exento de la necesidad de actualización) sentido común,,,,

      25 junio, 2018, 18:59
    4. Mary Monar

      He visto todos los videos de Ana María Lajusticia en youtube y me parece excelente la forma como ella sa catedra no solo a estudiantes, sino a gente del común, me parece q no es egoista con el conocimienteo y que mas q alardear o propagandear sus videos, conferencias y libros EDUCAN, cosa q es clave para el manejo de la PREVENCION DE LAS ENFERMEDADES Q DESPUÉS SERÁN CRÓNICAS, nuestros sistemas de salud no estan hechos para prevenir, sino para curar q es MAS COSTOSO, a los farmaceutas no les conviene q la sociedad esté muy ilustrda en la PREVENCIÓN, pocos médicos ilustran y educan a sus pacientes, ellos solo en media hora d econsulta formulan y formulan, pero no hay CONCIENCIA DE EDUCAR PARA LA PREVENCIÓN…El magnesio no se puede PATENTAR, es barato, y se obtiene facilmente en diversas presentaciones (no necesariamente el de Ana María Lajusticia), ella en sus conferencias recomienda el consumo de Mg desde los jóvenes, ya que el 80% de la población tiene DEFICIT de Mg por la POBREZA DE LOS SUELOS. Quienes son peor, los q hacen dinero y negocio con productos y PATENTES costosos para “Curar” o “mejorar” o los q lo hacen desde la Prevención, además educando y sensibilizando las personas? La Sra Anamaría no es ninguna empírica, estoy segura q tiene mas conocimientos al respecto como Bioquímica q cualquier Médico con ínfulas de q todo lo sabe sin estudios propios de largos años y peor aún VENDIDO A LAS MAFIAS DE LA FARMACEUTICA, muchos Médicos son solo “Unos empleados u obreros del sistema corrupto” No gacen investigaciones ni son autonomos.

      31 julio, 2018, 17:21

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.