¿Puede la medicina regenerativa ayudar a aliviar el dolor articular?

El dolor articular puede aparecer por varias razones, siendo el sobrepeso, la vejez o los movimientos repetitivos en el tiempo algunos de sus factores de riesgo más conocidos. El resultado de no cuidar debidamente las articulaciones es el desgaste del cartílago articular, lo que se traduce en dolor, inflamación o rigidez de movimiento.

Uno de los últimos avances en el tratamiento del dolor articular es la llamada medicina regenerativa. Esta terapia se basa en el uso de grupos celulares del propio organismo extraídos de distintos tejidos (como puede ser la grasa). Los grupos celulares que se aprovechan son muy variados, desde las plaquetas, las células del sistema inmune hasta las células madre. Una vez extraído el material biológico, éste se implanta en la zona a tratar confiando que produzca efectos antiinflamatorios, de comunicación y activación celular y de generación de nuevas vías vasculares.  

Los tratamientos regenerativos son considerablemente efectivos y seguros, ya que consiguen disminuir el dolor articular general en un corto periodo de tiempo, produciendo una mejoría de la fisiología, funcionalidad y movilidad de la articulación afectada y, por ende, de la calidad de vida de quienes la padecen.

Además, este tipo de tratamiento no es solo útil en patologías de desgaste articular debido a la edad o en enfermedades degenerativas crónicas como la artrosis, sino también en lesiones agudas producidas por la práctica deportiva.

Al considerarse una terapia personalizada en la que se debe valorar la situación de cada persona, la principal cuestión a tener en cuenta es que debe realizarse bajo prescripción médica de un especialista.

investigación
  • Compartir

  • 5 Comentarios en "¿Puede la medicina regenerativa ayudar a aliviar el dolor articular?"

    Añadir nuevo comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Nuestro objetivo es favorecer una comunicación respetuosa e interesante. Para ello, recomendamos seguir las siguientes “pautas de participación”.