5 mitos sobre las prótesis de cadera

Una de las soluciones para la artrosis de cadera que más dudas genera es el reemplazo de la cadera desgastada por una prótesis. Muchos os preguntaréis ¿cuánto duran las prótesis de cadera?, ¿soy muy joven para esta intervención?, ¿podré volver a practicar deporte?

Pues bien, nosotros tan serviciales, hoy os traemos los 5 mitos más popularmente extendidos acerca de las prótesis de cadera explicados por el Dr. Raúl Torres, Jefe de la Unidad de Cadera en el servicio de Traumatología de la Clínica CEMTRO.

1.Las prótesis de cadera solamente duran 10 años

Las prótesis de cadera no tienen fecha de caducidad. Las cifras son una media estimada de lo que duran estas prótesis en otros pacientes. El tiempo de duración depende del tipo de prótesis que se ha puesto y cómo está implantada. Una que esté bien implantada al hueso puede durar 20 años perfectamente. También influye el material del que está hecha la prótesis. Antiguamente tenían un componente de plástico que se iba desgastando y aflojando la prótesis. Hoy en día, los nuevos diseños son de cerámica que evitan el desgaste y la inflamación producida por el aflojamiento de la prótesis.

2. Las prótesis de cadera solamente se pueden poner a partir de los 60 años

Las prótesis ahora duran 20-25 años, con lo cual se puede operar a una persona adulta menor de 60 años, siempre que no haya otra forma de evitarlo. Lo ideal sería que esta persona no necesitara más de dos recambios de dicha prótesis a lo largo de su vida.

3. Solo se pueden hacer dos recambios de prótesis de cadera

Clásicamente las prótesis iban cementadas al hueso, por lo que había riesgo de fracturas cuando se realizaba un recambio. Hoy en día, al usar prótesis no cementadas, y bajo el concepto de preservación de hueso para evitar esa fractura de hueso, lo que se intenta es mantener la reserva ósea para futuros implantes y que los pacientes puedan recambiar su prótesis tres, cuatro o cinco veces a lo largo de su vida.  

4. Después del implante de una prótesis de cadera te quedas cojo

Si el paciente tiene antecedentes de cojera, es probable que persista esa marcha antiálgica después del implante de la nueva prótesis, debido a la mala costumbre adquirida durante esos años. Y eso se puede solucionar con sesiones de fisioterapia. Pero lo normal en es no quedarse cojo y ni siquiera se les puede notar que llevan una prótesis.

5. Con una prótesis de cadera no se puede volver a hacer deporte

Se puede hacer deporte, otra cosa es que se recomiende o no hacer algún tipo de deporte. Si la prótesis está bien implantada, el paciente notará mejoría y podrá hacer movimientos que antes no podía. Lo que parece claro es que los deportes de impacto (carrera, fútbol, baloncesto) no serían convenientes porque acortarían la duración de la prótesis de cadera debido a pequeños aflojamientos del implante en el hueso. Recomendamos que el paciente haga ejercicio y mantenga una vida activa: natación, bicicleta, golf, bailes de salón, o cualquier tipo de actividad siempre que sea adaptada a su condición.

Podéis ver el video completo aquí:

  • Compartir