Beneficios del ejercicio físico en las enfermedades crónicas

Beneficios del ejercicio físico en las enfermedades crónicas

Ni dietas, ni tratamiento farmacológico. ¿Y si resulta que el ejercicio físico es la mejor estrategia terapéutica que consigue el máximo de efectos beneficiosos para el organismo? Esto es lo que afirma un documento de consenso de la Sociedad Española de Medicina del Deporte.

Además, es extrapolable a los casos de personas con enfermedades graves o crónicas, como las cardiopatías o las enfermedades reumáticas. Solo se deberá tener muy en cuenta la intensidad, el tiempo y el tipo de ejercicio.

Los expertos recomiendan 30 minutos de ejercicio moderado 5 días a la semana o 3 días a una intensidad más elevada y combinando ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza.

Según la Sociedad Española de Medicina del Deporte, estos son los beneficios de la actividad física para la población en general:

  • Corazón sano: mejora la capacidad cardíaca y la tensión arterial, aumenta el aporte de oxígeno al corazón y previene las enfermedades cardiovasculares en edad adulta.
  • Huesos y músculos fuertes: aumenta la masa y densidad ósea, la estabilidad y la flexibilidad articular y la fuerza muscular, actúa positivamente sobre el desarrollo motor en edades juveniles, disminuye el riesgo de desarrollar osteoporosis y de caídas y ayuda en la prevención de la artrosis con un buen sistema muscular.
  • Buena respiración: mejora la capacidad respiratoria y fortalece los músculos encargados de esta función.

¡A moverse!

Participa con un comentario

Ir a los comentarios

Please note

This is a widgetized sidebar area and you can place any widget here, as you would with the classic WordPress sidebar.